…Qué debe tener tu fotógrafo?

 

La fotografía es algo tan subjetivo que cualquier fotografía te puede parecer buena o mala.

Vivimos en la era digital. Vivimos en la era de tirar la fotografía que no nos gusta. Vivimos en un mundo lleno de cámaras, móviles, Facebook e Instagram. Vivimos como nunca y disfrutaremos para siempre de esto, y lo que nos queda por venir. Es bonito, verdad?

Qué hace diferente a un fotógrafo de bodas del resto de fotógrafos?La pasión? La entrega? La dedicación? El romanticismo? No. Nada de eso.   Hoy, hablando con dos viejos amigos, un fotógrafo y un organizador de eventos, hemos llegado a la conclusión que el fotógrafo de bodas profesional no lo es tal por las fotografías que hace. Por cómo ve una boda a través de su pentaprisma. Por estar en un lugar privilegiado mientras el resto de invitados hace sus propias fotografías con sus móviles y cámaras réflex. Llegamos a la conclusión, que el fotógrafo de bodas profesional se destaca y desmarca por su capacidad de hacer esas fotografías con las garantías suficientes como para entender que jamas se volverá a repetir ese momento.  

He llegado a ir en taxi, con coches prestados, pagando aparcamientos de hotel mega caros. Pero ahí radica la diferencia. Eres fotógrafo de bodas? Y qué clase de fotógrafo eres? Te dejas llevar por el entorno? Te comen los problemas? Hay que salir airoso en todo momento.

No existen los problemas en una boda. Existe la capacidad que tengas de solucionarlos, y existe esa garantía personal y profesional que hace que te distingas de los demás.

No nos gusta presumir de nada, porque todos tenemos muchísimo que aprender.   Pero si algo tenemos claro después de todos estos años, es que siempre hay que tener contenta a la pareja. Siempre es siempre (fantástica frase que me recuerda a un momento romántico)… Y estar al lado de la pareja en todo momento. Que sientan el calor, que sientan el amor entre ellos, que se dejen llevar por las emociones de su propio día…

Y para finalizar… Dejaos llevar por las fotografías que se adapten a vuestro estilo eligiendo desde el corazón, pero echadle cuenta a la razón y buscad todas las garantías que permitan a los profesionales trabajar en algo único: VUESTRA BODA!!!

Y recordad… Si el amor no es locura, no es amor!!!